jueves, 25 de mayo de 2017

DDD 2016 (3ª parte y última)

Por fin se han publicado los vídeos de las Jornadas DDD 2016 celebradas en Córdoba. 76 comunicaciones dan mucho trabajo de edición pero la espera ha merecido la pena.

Aquí os dejamos nuestra participación y todas las demás ponencias. La organización las ha organizado en bloques de una hora. En total, 4 horas de mucho trabajo, muchas ideas, mucha divulgación y mucha diversión.

El Nitinol en las Jornadas DDD 2016


Disfrutar Divulgando Desinteresadamente (1ª hora)


Disfrutar Divulgando Desinteresadamente (2ª hora)


Disfrutar Divulgando Desinteresadamente (3ª hora)


Disfrutar Divulgando Desinteresadamente (4ª hora) 



lunes, 15 de mayo de 2017

GLEN SEABORG. UNA VIDA DEDICADA A LA TABLA PERIÓDICA

Glenn Seaborg
(Imagen: www.biografias.com)
Antes de 1940, la tabla periódica terminaba en el Uranio (U), el elemento número 92. Todo cambiaría gracias al trabajo de dimensiones casi épicas de un investigador bastante desconocido: Glenn Seaborg (1912-1999). Desde entonces, ningún científico ha tenido un impacto tan importante sobre el desarrollo de la tabla periódica como él. Seaborg ocupó el puesto de profesor en el departamento de Química de la University of California, Berkeley, en 1937. En 1940, Edwin Mattison McMillan fue el primero en detectar un elementos transuránico: el Neptunio (Np, número 93). Ese mismo año, Seaborg y su equipo lograron aislar el Plutonio (Pu, número 94)) como producto de la reacción del uranio con neutrones. El plutonio, como es sabido, desarrolla un papel fundamental en las reacciones de fusión que se producen en las plantas nucleares o en las bombas atómicas.

Durante el período de 1944 a 1958, Seaborg y sus colaboradores también lograron identificar los elementos con número atómico del 95 al 102 como productos de reacciones nucleares:

Americio (Am), número 95
Curio (Cm), número 96
Berkelio (Bk), número 97
Californio (Cf), número 98
Einstenio (Es), número 99
Fermio (Fm), número 100
Mendelevio (Md), número 101
Nobelio (No), número 102

Todos estos elementos son radiactivos y no se encuentra en la naturaleza; sólo se les puede sintetizar mediante reacciones nucleares. Por su labor de identificar los elementos más allá del uranio (los llamados elementos transuránicos), McMillan y Seaborg compartieron el premio Nobel de Química en 1951.

Entre 1961 y 1971, Seaborg fue presidente de la Comisión de Energía Atómica de Estados Unidos (llamado ahora Departamento de Energía). En este puesto, contribuyó de forma importante a establecer tratados internacionales para limitar las pruebas de armas atómicas. A su regreso a Berkeley, formó parte del equipo que en 1974 identificó por primera vez el elemento número 106; ese descubrimiento fue corroborado por otro equipo de Berkeley en 1993. En 1994, a fin de honrar las muchas aportaciones de Seaborg al descubrimiento de nuevos elementos, la American Chemical Society propuso dar al elemento 106 el nombre de Seaborgio, que llevaría el símbolo Sg. Después de varios años de controversia respecto a si era aceptable dar a un elemento el nombre de una persona viva, la IUPAC adopta oficialmente el nombre de Seaborgio en 1997, y Seaborg se convirtió en la primera persona en dar en vida su nombre a un elemento. La IUPAC también dio al elemento 105 el nombre Dubnio (símbolo químico Db) en honor del laboratorio nuclear de Dubna, Rusia, que compitió con el laboratorio de Berkeley en el descubrimiento de varios nuevos elementos. Este último laboratorio tiene también su propio elemento químico en la tabla periódica, el Berkelio (símbolo químico, Bk).

martes, 2 de mayo de 2017

BERNOUILLI EN EL TITANIC

Aunque les separan casi dos siglos de distancia, Daniel Bernouilli y el Titanic guardan una curiosa relación.

Antes de zarpar del puerto de Southampton, cuando el Titanic iba a iniciar su viaje inaugural, se produjo un incidente que podría haber cambiado radicalmente la triste historia que conocemos sobre este famoso barco de lujo de principios del siglo XX.

Imagen del incidente entre el Titanic y el New York
Imagen: www.mgytitanic.wordpress.com
Ese día, el Titanic pasó muy cerca del New York, que estaba atracado en el muelle junto al Oceanic, con las quillas de los dos barcos situadas en paralelo. El paso de Titanic atrajo hacía sí al New York, las sogas de amarre se rompieron y la popa de éste se dirigió hacia el Titanic. Solo la rápida actuación del práctico  del puerto encargado del Titanic, que invirtió la marcha de los motores, hizo posible que éste disminuyera su velocidad y permitiera el paso del New York, evitando así que los dos barcos comisionaran. La colisión no se produjo tan sólo por unos metros de distancia, y el Titanic tuvo que retrasar su salida algo más de una hora.

Es curioso que el capitán del Titanic, E. J. Smith, que vio desde el puente la peligrosa aproximación, fuera el capitán de uno de los hermanos gemelos del Titanic, el Olympic, cuando siete meses antes tuvo lugar un incidente parecido al del New York. En aquella ocasión, la colisión no pudo evitarse y el Hawke y el Olympic chocaron. La proa del Hawke resultó fuertemente dañada y el casco del Olympic sufrió importantes roturas por encima y por debajo de su línea de flotación.

Para entender por qué ocurrió este hecho, tenemos que recurrir a unos los principios más importantes de la Mecánica de Fluidos: el Principio de Bernoulli. Cuando un fluido se mueve por una región en la que su velocidad o su altura sobre la superficie de la Tierra se modifican, la presión en el fluido varía con estos cambios. En 1738, el físico suizo Daniel Bernoulli (1700-1782) obtuvo por primera vez una expresión que relacionaba la presión con la velocidad y la elevación de un fluido.

La ecuación de Bernoulli dice que la suma de la presión (primer término de la ecuación), de la energía cinética por unidad de volumen (segundo término de la ecuación) y de la energía potencial gravitatoria por unidad de volumen (tercer término de la ecuación) permanece constante para todos los puntos que se encuentran en la misma línea de flujo. Por ello, la variación de uno de los términos hace que los otros se modifiquen en la dirección de contrarrestar dicha variación.

Cuando un barco navega por el mar, aparta el agua hacia los lados de su trayectoria, y el agua se mueve alrededor de los costados del barco. Ahora imagina que un barco pasa cerca de otro y que , además, tienen sus quillas paralelas. El agua que se mueve alrededor del costado de uno de los barcos se ve forzada a pasar por un canal muy estrecho situado entre los dos barcos. Como el agua es incompresible, su volumen permanece constante cuando es forzada a pasar por ese canal. La tendencia inicial de este agua comprimida es elevarse hacia el aire situado entre los dos barcos, que ofrece una resistencia pequeña a la compresión. Tan pronto como se eleva el nivel del agua entre los dos barcos, el agua comienza a fluir en dirección paralela a las quillas hacia la zona donde el nivel del agua es menor, es decir, cerca de la proa y la popa de los barcos. Así, el agua situada entre los barcos se mueve a mayor velocidad que el agua en los lados opuestos. Según el principio de Bernoulli, este rápido movimiento del agua ejerce una presión menor en los costados de los barcos que el agua que se está moviendo más despacio alrededor de los lados exteriores. El resultado es una fuerza neta que hace que los barcos se acerquen como sucedió en el pequeño accidente del Titanic a la salida del puerto de Southampton.

Proa hundida del Titanic
Imagen: www.wikipedia.es
Como con muchas otras tragedias, uno no puede dejar de pensar en los ¿qué hubiera pasado?... ¿Qué hubiera pasado si no se hubiese producido el incidente con el New York y el Titanic no hubiera perdido esa hora en su salida del puerto de Southampton?.... ¿Hubiese aparecido el iceberg en su trayectoria?... ¿Qué hubiera pasado si el New York y el Titanic hubiesen chocado?... ¿Se hubiese suspendido el viaje inaugural y el fatídico desenlace no se hubiera producido?...

Por cierto, todos hemos sentido en alguna ocasión como nuestro coche parecía que iba a ser tragado por un camión que nos adelantaba. La razón es la misma que hemos visto con el Titanic y el New York. El aire a alta velocidad ejerce una presión menor en el lado de nuestro coche próximo al camión que en el otro lado. Esto produce la aparición de una fuerza neta que empuja nuestro coche hacia el camión y nosotros nos llevamos el consiguiente susto...

En el siguiente vídeo se muestran algunas aplicaciones de la dinámica de fluidos. Ecuación de Bernoulli, Efecto Venturi, Efecto Coanda,... Tienen una gran importancia para explicar los hechos del Titanic y del New York o la aerodinámica de los coches de Fórmula 1.


jueves, 20 de abril de 2017

FOR WOMEN IN SCIENCE, 2017

Durante el mes de marzo, se celebró al 19ª edición de los premios L'Oréal-UNESCO For Women In Science. Este año las galardonadas se han centrado en los campos de Física Cuántica, Ciencia Física y Astrofísica. Tal vez querían llamar la atención por la falta de galardonadas con el Nobel de Física desde hace más de 50 años. Además, solo dos mujeres han sido galardonadas con este premio a lo largo de toda se historia: Marie Curie y Marie Goeppert-Mayer. 204 galardonados desde 1901 y únicamente dos mujeres. Las cuentas son claras y no muestran la realidad de las mujeres en este campo científico.

Fuente: www.loreal.es

Mucho se ha recorrido pero mucho más falta por recorrer. En un informe elaborado por la UNESCO se reconoce que solo el 28% de los investigadores son mujeres y solo el 3% de los premiados con el Nobel en algún campo científico también. Los datos son claros y la demagogia no sirve frente a ellos. 

Para la elección de las premiadas, 5 cada año, se establece un tribunal formado por personas de reconocido prestigio mundial a nivel científico. Pues bien, desde su inicio hace 19 años nunca ninguna mujer había presidido este tribunal hasta 2016. La  presidenta ese año fue la profesora Elizabeth Blackburn, galardonada con el Premio L'Oréal-UNESCO For Woman in Science 2008 y ganadora del Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 2009. Nuevamente, en 2017, la presidencia del tribunal ha recaído en un hombre, Christian Amatore, presidente de la Academia de Ciencias de Francia. Como ya insistimos en otra entrada hace un mes (ver entrada), parece que en la casa del herrero la cuchara es de palo... ¿No sería lógico que una mujer presidiera el jurado?... Una única presidenta en 19 años de historia del premio son muy pocas mujeres...Hay muchas formas de reconocer la labor de las mujeres en la Ciencia y su desarrollo. No solo están los premios. Se necesitan más mujeres en puestos destacados en la toma de decisiones.

Este año, las cinco galardonadas fueron:

Europa: Profesora Nicola A. Spaldin. Jefa del Grupo de Teoría de Materiales de la Universidad Politécnica Federal Suiza de Zurich (Suiza). Por reinventar materiales magnéticos para la próxima generación de dispositivos electrónicos. “Su investigación sobre materiales multiferroicos podría conducir a una nueva generación de componentes de equipos electrónicos”.

África & Emiratos Árabes Profesora Niveen M. Khashab. Profesora Asociada de Ciencias Químicas a la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdalá (Arabia Saudita). Por el diseño de nuevas nanopartículas que podrían mejorar la detección temprana de enfermedades. “Su trabajo en química analítica podría conducir a un tratamiento médico más específico y personalizado”.

América del Norte: Profesora Zhenan Bao. Profesora en el Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Stanford (Estados Unidos). Por inventar materiales electrónicos inspirados en la piel. “Su investigación sobre materiales flexibles, elásticos y conductores podría mejorar la calidad de vida de los pacientes con prótesis”. 

Asia & Pacífico: Profesora Michelle Simmons. Directora del Centro de Excelencia para la computación cuántica y la comunicación - Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia). Por el desarrollo pionero ordenadores cuánticos ultra-rápidos. “Su trabajo sobre los transistores a escala atómica podría dar origen a las computadoras del mañana”.

América Latina: Profesora María Teresa Ruíz. Profesora del Departamento de Astronomía de la Universidad de Chile. Por descubrir un nuevo tipo de cuerpo celeste, a medio camino entre una estrella y un planeta, escondido en la oscuridad del universo. “Sus observaciones sobre las enanas marrones podrían responder a la pregunta universal de si hay vida en otros planetas”.

Fuente:www.unesco.org
De izquierda a derecha: Nicola A. Spaldin, Niveen M. Khashab, Zhenan Bao, Michelle Simmons, María Teresa Ruíz

lunes, 10 de abril de 2017

MANIFIESTO POR LA CIENCIA

El próximo 22 de abril, se celebrarán en todo el mundo diversas acciones para reclamar la atención de la sociedad y de la clase política sobre la importancia de la ciencia en el mundo actual y algunos de los peligros que la acechan.
La ciencia se ha convertido  en una parte esencial de nuestra sociedad sin cuya contribución es impensable mantener y mejorar los niveles de progreso, tecnología, calidad de vida y conocimiento que nos hemos impuesto como objetivos  para el siglo XXI. A pesar de ello, está emergiendo en los países desarrollados  una corriente política global que minusvalora, cuando no ignora, el papel de la ciencia en nuestras vidas con el resultado  de un inexorable deterioro en la salud y el medio ambiente, y un creciente menosprecio por el conocimiento que se ve sustituido por interpretaciones de la realidad alternativas a las que proporciona la ciencia. Todo ello, combinado con la inoculación y exaltación de la ignorancia genera, en no pocas ocasiones, reacciones contra la libertad de colectivos socialmente frágiles, socavando así el sentido profundo de la dignidad humana.
En el marco concreto de España hay que añadir, además, un persistente desinterés en construir políticas científicas coherentes y duraderas por parte de sucesivos gobiernos, justificando ese abandono con la crisis, lo que ha conseguido quebrar la incipiente progresión que la ciencia española había alcanzado en la primera década del presente siglo. El daño hasta ahora infligido a la estructura científica requerirá décadas para su recuperación, por lo que es urgente un drástico cambio de rumbo que debe ser el resultado del esfuerzo colectivo de toda la sociedad, con los científicos al frente. Somos conscientes de las dificultades que atraviesan muchos sectores de la población española y queremos destacar, precisamente por ello, la importancia de la ciencia para el bienestar del país. En consecuencia, desde la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) reclamamos, con la Crue Universidades Españolas, las siguientes acciones urgentes y duraderas:
1. La firma de un Pacto de Estado por la Ciencia, capaz de desligar la ciencia de los vaivenes políticos, propiciado por el colectivo científico y suscrito por las fuerzas políticas y por cuantas entidades públicas y privadas quieran adherirse.
2. La puesta en marcha de un ente realmente  independiente de la Administración, responsable de los instrumentos y recursos derivados de las políticas científicas, y gestionado por personas expertas del mundo de la ciencia, libre de los ciclos electorales. Un ente con estructura de agencia, homologable al European Research Council  europeo, y dotado de un fondo estable de inversión procedente de los Presupuestos Generales del Estado, con instrumentos adecuados para la captación de fondos privados, y un compromiso claro por la captación y retención del talento joven.
3. La integración de la ciencia en la agenda política de forma que quienes deben tomar decisiones legislativas y ejecutivas en políticas científicas dispongan de información científica constante, suficiente y eficaz mediante la incorporación de entidades personales o colectivas independientes que asesoren a los miembros del Congreso de los Diputados que lo requieran, y a los componentes del Ejecutivo, desde la Presidencia del gobierno a las estructuras ministeriales.
 4. El reconocimiento del protagonismo y responsabilidad que la ciencia debe ejercer en la gestión política, con la eficacia que demandan los ciudadanos, mediante la restitución del Ministerio de Ciencia y la institución de un plenario anual en el Congreso de los Diputados dedicado a la ciencia en exclusiva.
Estas medidas deben implementarse sin dilación alguna y su aplicación debe ser transparente y verificable. Para contribuir a que ello sea así, COSCE pone en marcha en 2017 una Comisión cuya finalidad es realizar el seguimiento, el análisis y el control del nivel de cumplimiento por parte de políticos y parlamentarios de los compromisos adquiridos y de las políticas científicas imprescindibles para el correcto desarrollo de la ciencia y la consecución de sus objetivos.
Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE)
Crue Universidades Españolas

Firman inicialmente el Manifiesto:
Presidente y ex presidentes de COSCE:
Nazario Martín León
Carlos Andradas Heranz
Joan Guinovart Cirera
Sociedades promotoras del Manifiesto:
Real Sociedad Española de Química (RSEQ)
Real Sociedad Española de Física (RSEF)
Real Sociedad Matemática Española (RSME)
Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular (SEBBM)
Sociedad Española de Genética (SEG)

Si consideras importante el valor de la ciencia para la sociedad española, y en general, para cualquier sociedad puedes firmar este manifiesto de apoyo: FIRMAR EL MANIFIESTO

domingo, 9 de abril de 2017

DDD 2016 (2ª Parte)

Divulgar Disfrutando Desinteresadamente
DDD

Esta es la idea que preside todas y cada una de las reuniones que se realizan desde 2005 en las conocidas como Jornadas DDD.


Como ya comentamos hace unos meses (más información), en noviembre de 2016, tuve la suerte de poder asistir a estas jornadas para hablar sobre la aleación de nitinol durante 4 minutos. Ni uno más, ni uno menos. Esa es la condición que se impone. 210 asistentes y 76 comunicaciones son los números de la última de las  reuniones DDD. Los divulgadores no sólo proceden de la Universidad o los centros educativos de Secundaria, Primaria o Infantil. También hay personas divulgando desde internet que vienen a mostrar su trabajo. Mi  balance: mucha ciencia, mucha divulgación y un ambiente maravilloso donde reinan por igual las ganas de aprender y las de enseñar. Otra forma de enseñar es posible y este evento es una clara muestra de ello. Este vídeo es un pequeño resumen realizado por Elvira González de las jornadas celebradas en Córdoba en 2016.


Manuel Fernández es el responsable de toda esta locura que cada año pone el huevo en una ciudad española y se dedica durante un fin de semana a divulgar ciencia. En 2017, la ciudad elegida ha sido Guadalajara. Y allí estaremos del 24 al 26 de noviembre. Este año toca hablar durante 4 minutos (ni uno más, ni uno menos) sobre El Lado Químico de la Fluorescencia. Y como siempre, intentando que la palabra sea el apoyo del experimento (y no al revés). Ya veremos si se consigue el objetivo.

Si quieres conocer más sobre este proyecto de divulgación científica, visita su recién estrena página web:

www.dddivulgar.com

¡Nos vemos en Guadalajara en noviembre!

sábado, 1 de abril de 2017

ENERGÍA. TRANSFERENCIA Y CONSERVACIÓN

La Energía es uno de los conceptos clave en el estudio físico de la Naturaleza. Al intentar definirla podemos decir que la Energía es la capacidad que tiene un sistema físico de producir cambios, en él o en otros sistema. De una forma más precisa diríamos que la Energía es la capacidad que tiene un sistema físico de producir trabajo. 

Todo el mundo conoce la Ley de la Conservación de la Energía:

"La energía total de Universo es constante. La Energía puede transformarse de una forma en otra o ser transmitida de una región a otra, pero la energía no puede ser creada o destruida."

En una versión más corta: "La Energía ni se crea ni se destruye, únicamente se transforma."

Sin embargo, hay hechos en la vida cotidiana que, a primera vista, parecen no cumplir la ley de la conservación de la energía. Pero solo lo parece... ¿Cuándo tomamos un alambre y lo doblamos arriba y abajo, dónde va el trabajo realizado?... ¿Cuándo lanzamos una bola de masilla al suelo, dónde va la energía cinética?... ¿Cuándo arrancamos a correr, cómo adquirimos energía cinética?...

Para aclarar estas preguntas, primero tenemos que ver qué es una Fuerza Conservativa y una no Conservativa. En una Fuerza Conservativa el trabajo total que realiza la fuerza sobre una partícula es cero si la trayectoria es cerrada y vuelve a su punto inicial. De aquí se deduce que este trabajo es independiente de la trayectoria seguida, solo depende del punto inicial y final.

Imagen: www.canalsnowboard.com
Veamos un ejemplo simplificado. Una esquiadora asciende por el telesilla hasta un punto para lanzarse por la pista. El trabajo realizado por la fuerza gravedad para subirle hasta ese punto es -m.g.h (ecuación simplificada de la energía potencial). Cuando la esquiadora se lanza por la pista, el trabajo realizado por la gravedad será +m.g.h. Por lo tanto, el trabajo realizado por la gravedad en subir y bajar a la esquiadora (es decir, volver al punto inicial en una trayectoria cerrada) es nulo. La fuerza de la gravedad será entonces una fuerza conservativa. Una Fuerza no Conservativa no cumple este principio y el trabajo será distinto de cero. Por cierto, ¿cómo pudo el esquiador que estaba el reposo subir hasta arriba?... ¿creó energía?... ¿de dónde la saco?... El telesilla se encargó de aportar esa energía realizando un trabajo de ascensión hasta el punto.

Si de una manera simplificada vemos al conjunto formado por el esquiador y la Tierra como un sistema de dos partículas. Cuando el telesilla, que no forma parte del sistema, sube al esquiador hasta el punto más alto de la pista, está realizando un trabajo (m.g.h) sobre el sistema esquiador-Tierra que se almacena en forma de energía potencial. Al descender, esta energía potencial se transforma en energía cinética asociada al movimiento. Pero, ¿dónde está eso que todos conocemos como rozamiento?... ¿cómo lo colocamos dentro del ejemplo del esquiador?... Volvamos a la idea de Fuerza no Conservativa y esas situaciones que parecen no cumplir la ley de la conservación de la energía

En el mundo macroscópico que vivimos está rodeado de fuerzas no conservativas que disminuyen la energía mecánica del sistema. Estas fuerzas no conservativas son las responsables de esa supuesta no conservación de la energía mecánica. Veamos algunos tipos:

Fuerza de Rozamiento Cinético. Aparecen siempre que se produce el desplazamiento de un cuerpo. Son las responsables de la disminución del la energía mecánica a costa de un incremento en la energía térmica. Todos hemos comprobado cómo se calientan los neumáticos tras un largo recorrido.

Fuerzas de Deformación. Cuando doblamos arriba y abajo el alambre, el trabajo que estamos realizando de deformación se acaba disipando en calor. Solo basta con tocar el alambre. Y lo mismo ocurre con la bola de masilla que dejamos caer al suelo. La bola de masilla se calienta como consecuencia de la deformación sufrida por el impacto.

Deformación de una pelota de golf
Imagen: www.cronicagolf.com
Fuerzas asociadas a las Reacciones Químicas. Cuando trabajamos con reacciones químicas, la suma de energía mecánica y térmica no se conserva. En el caso de una persona que empieza a correr desde el reposo, la energía química interna de sus músculos se transforma en energía cinética de todo el cuerpo y se produce también energía térmica (solo hay que pasar la mano por la frente). Ahora, el trío energía mecánica, energía térmica y energía química es el que se conserva.

Sin embargo, incluyendo las energía térmicas y químicas en el balance total del sistema pueden existir ocasiones que la energía total de mismo parece no conservarse. Esto ocurre cuando la energía del sistema puede cambiar por alguna forma de radiación como son las ondas sonoras o las electromagnéticas. Y así podríamos seguir con otras formas de transformaciones energéticas...

Que la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma es cierto pero no es algo tan obvio como nos podría parecer al principio. Hay que fijarse muy bien en lo que está ocurriendo y tener un cierto conocimiento de la Naturaleza y de los procesos que ocurren en ella. Este vídeo puede echarnos una mano:



martes, 21 de marzo de 2017

¿POR QUÉ ELEGIMOS EL ORO?

El oro es conocido por la Humanidad desde tiempos inmemorables. Desde hace miles de años el ser humano ha buscado oro, ha combatido por él, e incluso, ha muerto o matado por su posesión. Pero la pregunta es, ¿por qué el oro?... ¿por qué no otro elemento?...

El oro es el número 79 de la Tabla Periódica de Elementos, situado en el grupo 11 y el período 6 con un símbolo químico Au (de la palabra latina, aurum). Las propiedades físicas y químicas del oro son las responsables de hacer de este metal una sustancia tan especial:

1. Es blando y se puede moldear fácilmente.
2. No se oxida al aire.
3. No reacciona con el agua.
4. Posee una reactivada baja con soluciones básicas y frente a casi todas las ácidas.

Todo esto hace que el oro se encuentre en la naturaleza como elemento puro. Al no encontrarse combinado con otros elementos, justifica su pronto descubrimiento por las primeras civilizaciones. Y se descubrió a pesar de su escasa abundancia en la corteza terrestre. De forma aproximada, todo el oro que se ha extraído de la tierra cabría en una caja de 20 m de lado, y de este total, más del 90% de extrajo a partir de la famosa fiebre del oro de California en 1848. Si comparamos datos de producción anual en el mundo de oro y aluminio (Al) nos hacemos una buena idea de su escasez:

Oro: 2000 toneladas.
Aluminio: 16 millones de toneladas.

Los usos principales de oro son la joyería (74%), acuñación de monedas (11%) y electrónica (10%). Esta última aplicación se debe a dos propiedades físico-químicas de oro: gran conductividad eléctrica y gran resistencia a la corrosión. Por su gran resistencia a la corrosión por ácidos y otras sustancias presentes en la saliva, el oro ha sido y es un metal ideal para las coronas dentales (puede ser hasta el 3% del consumo anual de oro). Como en estado puro el oro es muy blando, para esta aplicación suele alearse con otros metales (plata, platino y cobre). Su uso en las coronas dentales está cada vez más en desuso por haber sido sustituido por materiales más baratos. Sin embargo, su uso es una moda que aparece periódicamente entre los famosos. Madonna, Kanye West, Lady Gaga, Johnny Depp, Rihanna, Justin Bieber Miley Cyrus o Beyoncé son artistas que en algún momento han lucido coronas dentales de oro.

Beyoncé y sus coronas dentales de oro
Fuente: estampas.com

Símbolo alquímico para el Sol y el Oro
Y siendo el oro uno de los elementos químicos más místico de la Tabla Periódica de Elementos, es lógico pensar que en su ajetreada historia se hayan cruzado algunos de los personajes  más misteriosos de la historia de la Química: los Alquimistas.

En su búsqueda de la transmutación de otros metales como el plomo en oro, los alquimistas fueron descubriendo algunas de las propiedades que conocemos actualmente de este elemento. Por ejemplo, consiguieron encontrar una mezcla ácida capaz de disolverlo. Esta mezcla, denominada Agua Regia, está constituida por ácido clorhídrico y ácido nítrico en una proporción 3:1 en volumen. La acción del ión nitrato se ve favorecida por la acción complemente del ion cloruro que forma un compuesto muy estable con los iones 3+ del oro.

Au (s)  + 3 HNO3 (ac) + 4 HCl (ac) —> HAuCl4 (ac) + 3 H2O (l) + 3NO2 (g)

Muy posiblemente, el oro nunca deje de estar de moda. Incluso en investigación se está trabajando con él en forma de nanopartículas. El oro, en forma de estas nanopartículas, se está empleando en investigaciones relacionadas con el control de la coagulación de la sangre durante las intervenciones quirúrgicas.